Kasabian: Velociraptor!, las afiladas garras del rock indie

Velociraptor!, cuan rápido y despiadado depredador jurásico vuelven los Kasabian con su flamante cuarto álbum. Una de las bandas más dadas al autobombo dentro de la escena musical independiente, de esas que periódicamente tienden a autoproclamarse como los nuevos reyes de la música y a catalogar cada cada disco que publican como una obra cumbre, solo superada por el siguiente disco que publiquen claro está, muy al estilo de los hermanos Gallagher. Con esta exhibición de modestia por bandera es difícil despertar la simpatía de una gran parte del público, más bien todo lo contrario, pero eso no debe hacernos ocultar la realidad; es evidente que por mucho que se empeñen en hacernos creer que están en la cima del rock difícilmente llegaran a estar entre los más grandes, pero hay que reconocer que son buenos, muy buenos, y si escuchamos Velociraptor! olvidandonos de su autobombo y sus proclamas grandilocuentes nos encontramos ante un trabajo excelente; un eclético conjunto de temas que abarcan desde la psicodelia al rock más contundente hábilmente aderezado con sonidos electrónicos que a menudo nos trasladan a lugares exóticos. Tal vez no sea el mejor de sus trabajos, pero aún así no desmerece para nada a los anteriores, sin duda merece ocupar un lugar muy destacado entre los álbumes publicados hasta el momento en 2011.

Como acompañamiento de la entrada, y para que podáis ir conociendo un poco el disco, he seleccionado unos cuantos temas para vuestro disfrute, el primero de ellos es Days Are Forgotten, el segundo sencillo que se ha extraído del álbum, la cara más tradicional del rock de Kasabian, arrollador e impactante vídeoclip:

 

 

Igual de contundentes, cortantes y agresivos que en sus inicios, así son Kasabian y no está nada mal, la verdad…me gustan.

 

 

Como segundo vídeo del día, más contundencia, esta vez adentrándose brillantemente en los terrenos de la electrónica, el tema que sirvió de adelanto y presentación del álbum, Switchblade Smiles:

 

 

Y finalmente, hoy quiero que escuchéis un tercer tema, el que cierra el álbum, Neon Noon, una canción que demuestra que aparte de saber como ponernos las pilas los Kasabian también se pueden poner tiernos y hacer una dulce balada:

 

 

Es un cierre perfecto para un álbum magnífico e intenso. ¡Hasta la próxima entrada!

 

Pepe
Últimas entradas de Pepe (ver todo)

Deja un comentario

2 × tres =

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial